viernes, 29 de marzo de 2013

Un Franciscano que no habla náhuatl; LO QUE PASA EN LA CAMA PASA EN LA PLAZA, Jorge Mario Bergoglio

ZyanyaM
Ma nel xóchitl, ma nel cuicatl

¿Zan ca iuhquin o yaz
in ompopoliuh xochitla?
¿An tle notleyo yez in quenmanian?
¿An tle nitauhca yez in tlalticpac?
¡Ma nel xochitl, ma nel cuicatl:


Al menos flores, al menos cantos

Solo, así he de irme 
Como las flores que perecieron
Nada quedara en mi nombre 
nada de mi paso aquí en la tierra 
al menos flores, al menos cantos.

Cantos de Huexotzinco
Manuscrito de la Biblioteca Nacional de México



Con gratitud a mi alumna, Yolanda Guzmán, 
por su fe y paciencia 




LO QUE PASA EN LA CAMA PASA EN LA PLAZA;
Un Franciscano que no habla nahuátl; Jorge Mario Bergoglio
(primera parte)


Murió el Papa, viva el Papa! esta secuencia casi de viñeta, expresa con enorme simpleza la continuidad del papado.  De ahí que cualquier texto que hable del nuevo obispo de Roma, Francisco I, implique un análisis coyuntural.  Claro de vez en vez las coyunturas se imponen y se convierten en estructuras; pienso en ese ese día que Luis XVI puso su cuello en la ventana de la guillotina; el pueblo que lo creía divino quedó estupefacto cuando vió rodar su cabeza.  Hoy tenemos un papa latinoamericano, Jesuita y que ha tomado el nombre de Francisco.  Estás tres denominaciones han desatado revuelo, sobretodo las dos primeras Latinoamericano y Jesuita, aunque para mi sea mucho más interesante y significativo el paso iniciático de Jorge Bergoglio a Francisco I.


Porteño, oriundo del barrio Flores, hijo de inmigrantes italianos.
Fue ordenado sacerdote el 13 de marzo del 69 a los 33 años.
A los 76 años (que suma 13), Jorge Bergoglio devino Francisco I.
El acto fue anunciado a las 13 horas de un 13 de marzo del año 13 del tercer milenio;
para los supersticiosos hay tela de donde cortar

La euforia por el nuevo Papa se sintió en las redes sociales, por fin la eurocéntrica Roma cedía el trono de la "ciudad eterna", la institución más antigua de la civilización occidental, a un latinoamericano.  Como Bergoglio no sólo es latinoamericano sino específicamente argentino los chistes vinculados a la argentinidad, el psicoanálisis y el fútbol se difundieron en las redes sociales.  "Che, tenemos Papa" o "¿Argentino? esperemos que sepa psicoanálisis".  Paralelamente resucitó el video (2011) del humorista español José Mota: "Un papa americano" y apareció "la Cumbia papal".  

Pero la imagen que se ganó la gloria por su multiplicación en las redes fue la vieja portada de la Gazetta dello Sport que nos recordaba el humor argentino; los dioses del balonpie y la idea del fin del mundo; Maya.  Imagen muy adoc con el apocalipsis que anunciaba la llegada de un Papa negro venido desde el fin del mundo.  Lo único cierto es que junto a Evita, Borges, el Che, Mafalda y Maradona, Jorge-Francisco, desde marzo, forma parte del bestiario mítico argentino. 
  
Videla comulgando con algún cura.
Se le adjudicaba
falsamente a Jorge Bergoglio
como prueba de colaboración.

En México su nombre se prestó para algunos albures, siempre dedicados al chile.  Sin embargo los chistes pasaron rápidamente a la brutal realidad: Jorge Bergoglio habría colaborado con la dictadura militar argentina.  No sólo habría negado ayuda y protección a dos hermanos jesuitas sino que los habría denunciado.  Los hechos forman parte de la querella conocida como la causa ESMA



La colaboración del clero con la dictadura corresponde a un momento histórico de la Argentina cuando los vínculos de ambas instituciones fueron muy estrechos.  A diferencia de Brasil, Chile e incluso el Salvador, en Argentina hubo colaboración (y asados) de los altas jerarcas de la iglesia con los militares y la represión.  Quizás porque el catolicismo argentino es el menos sincrético de los que pululan por Nuestra América, quizás porque es el más italiano.  Más allá de las denuncias y el silencio de la curia argentina frente a los desaparecidos; bajo la idea católica de que los niños son angelitos, los centros de detenciones mataban a los sospechosos pero conservaban en cautiverio a las embarazadas para luego dar en adopción a los bebés o niños; muchas veces a los mismos torturadores de los padres. 


Azucena Villaflor, posteriormente secuestrada, fue la primera madre de desaparecido en decir "Tenemos que hacernos ver y contar lo que nos pasa."  Así el 30 de abril de 1977 se fueron a la Plaza de Mayo.  Era un jueves y solamente fueron 14.  Llevaban sus ovillos y tejían y se pasaban información, incanzables, cada jueves.  Para reconocerse se cubrieron la cabeza con un pañal de tela de los hijos que buscaban y, caminaban, porque estaba prohibido manifestarse y reunirse más de tres.  Las llamaban locas y trastornadas... tomemos nota de las Madres de Plaza de Mayo 



Ese cambio siniestro de identidades, hombres y mujeres de mi generación desvinculados de sus familias y criados por otras afines al régimen en la mayoría de los casos, se convirtió en una de las tragedias más importantes de la historia contemporánea argentina con secuelas hasta nuestros días.  De ahí la incansable lucha por los derechos humanos de madres y abuelas de plaza de mayo.  Sin quitarle su responsabilidad, si la tiene, en los hechos; cabe recordar que todos merecemos una segunda oportunidad, que nadie está libre de culpa; que todos somos miserables, fuimos y seremos miserables y que, como dijera la titular de las Abuelas de la Plaza de Mayo Esthela de Carlotto, el exarzobispo de Buenos Aires merece un voto de confianza y una posibilidad de Mea Culpa. 


Las relaciones entre Bergoglio y la pareja Kirchner han sido muy ríspida.  Sobretodo por
el conservadurismo y las declaraciones del exarzobispo frente a las libertades sexuales.
Curioso que hoy sonrían frente a la cámara un Papa italiano, Francisco I;  y una presidenta alemana
Cristina Fernández de Kichner... las dos migraciones, aunque no las únicas, que se disputan la identidad argentina

Ante algunos escandalizados de las colaboraciones papistas con las dictaduras, el escritor Nicaragüense Juan Sobalbarro preguntaba con razón en Face Book ¿por qué queríamos un Papa progresista e impoluto? Añadiendo con sutil ironía ¿De dónde lo iban a sacar?  Es cierto.  Históricamente los herederos de Pedro han alimentado sólidos vínculos con el poder. Con Justiniano adquirieron prerogativas civiles y políticas, gracias a la pragmática sancción del 554, que permitió gerenciar la riqueza que poco a poco se iba acumulando.
  
Pero fue con su santidad Esteban II, que otorgara a Pipino el breve, por chaparro, el título de “Emperador de occidente por la gracia de Dios”, que se consolidó el Estado Vaticano.  Con algunas pequeñas variaciones geográficas el dominio temporal sobre un estado delimitado habría de perdurar durante más de once siglos; hasta la unificación italiana en 1870.  En un berrinche, que terminará en beatificación, Pío IX se auto proclama prisionero en el Vaticano.  Este estado de ambiguedad se mantendrán durante 59 años, 4 papados, hasta los Pactos de Letrán en 1929, cuando Benito Mussolini reconoce, entre otras cosas, las 44 hectáreas del actual Estado Vaticano. Efectivamente cabría preguntarse por qué los católicos soñaban con un papa desligado del poder?  Pero la memoria es un acto de voluntad y a veces los católicos la tienen corta.


No a todos lo argentinos les gusta el futból,
supongo que no muchos Papas tienen afición, que se yo.
A Bergoglio no sólo le gusta pertenece a un club desde el 2006 ...   



También pienso que dada la diversidad de nuestro país es necesario refundarnos como una nación plurilingüe. Que de las 53 lenguas indígenas que sobreviven hasta el día de hoy, se elijan 5 y junto al español se conviertan en nacionales; que se le exija a todo profesional hablar una de ellas, además del castellano.  Es fundamental, por otra parte, que nuestra capital recupere con su nombre México Tenochtitlan, sus ríos, sus lagos y su vieja vocación de grandeza.
Zyanya Mariana


2 comentarios:

  1. Muy interesante artículo. Completamente de acuerdo con una nación plurilingüe. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente todos merecemos una segunda oportunidad, no estamos determinados, estamos abiertos a recibir todo aquello que nos haga crecer y nos impulse a ser mejores seres humanos, aunque como dices fuimos, somos y seremos miserables; pero también pienso que no todos cabemos en ese concepto y me inclino a pensar que los Seres humanos también tenemos la capacidad de sembrar esperanza y vida en los lugares por los que transitamos. Muchas gracias Zyanya y felicidades por hacernos pensar y reflexionar.
    un abrazo.

    ResponderEliminar